Entradas

El oficio de escribir




Cuando entres a la sala, verás los estantes llenos de libros leídos y por leer.
Libretas con estrofas medio terminadas y otras sin finales que ofrecer.

Un cigarrillo yace muerto en el cenicero, un café frío dibuja un pozo redondo en una blanca taza.
El escritor borra palabras y oraciones. Cambia historias y objeciones.
Ya tiene el post de la semana. De esto se trata.

Esa tarde, cuando la brisa dejó su aliento en la ventana, hizo un borrador para un nuevo cuento.
Argumentos y frases eminentes, hizo otros diálogos sin puentes.
-Dejaré esto para luego.
Justo cuando se creía dormido, oyó ruidos.
Armado de valor y una escoba bajó las escaleras.
De nuevo oyó voces que venían de algún lugar, cerca de la mesa.
Encendiendo las luces, dijo:
-Quién anda ahí?

Con horror descubrió su libreta de cuentos con las páginas abiertas de par en par.
Sus personajes inventados habían escapado por la ventana.
Sin dejar rastros de tinta, ni huella por dónde buscar.


Otros sorbos que podrás probar

El espejo

La huésped

Debate

Recibe mis posts en tu correo