La huésped


woman_feeling_powerless

Elena entra al hotel mirando por todos lados, pero nadie se fija en ella.
De su rostro pecoso resbalan gotas frías de lluvia después de cruzar el vendaval.

Parecía tener más edad, según los ojos expertos del recepcionista quien le hace un gesto parecido a una bienvenida. Ella traga saliva pensando en respuestas a preguntas que nadie le hizo.
Descubre un billete de cinco dólares que alguien olvidó en el piso

-Quiero un cuarto. Dice con marcado acento sureño.
Yo estaba allí oyendo y pretendo leer una página con torpe disimulo.
-Todos los cuartos están ocupados! Pronuncia el hotelero panzudo.

Elena eleva la barbilla..
!Pues cancele uno de sus huéspedes, deme el más barato!
Solo quiero un breve espacio, aunque sea por un rato.
Sabe usted? He escapado de la casa.
Nunca dormí sola, cuidando a tres pequeños como si fueran mis hermanitos.
Trabajé en casa de una familia rancia, he dormido semanas en el sofá que hedía a pedos de cochinitos.
No quiero una cama grande, tan solo quiero un espacio!

De sus labios no escapó el sonido de una palabra.

Elena mira al hotelero con ojos derrotados. Buscó a alguien que entendiera.
Me miro a  mí, con la esperanza que interviniera. Pero mis ojos bucean en anuncios de un periódico descolorido de una vieja era.

Cruzó por el mismo umbral por donde todos la vimos venir.
Elena seguirá en búsqueda de un lugar para dormir.  


Comentarios

  1. Que triste,pero real muchas veces,saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Fiaris.
      Veo tantas que sufren, que no encuentro relatos felices.

      Eliminar
  2. Pobre Elena, ojala y encuentre algo apropiado, no es bueno ande por ahí sola con sus problemas, alguien podría aprovecharse............ Un gusto leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte, Elena conoce el cuento de la Caperucita Roja.
      Saludos para ti Sandra.

      Eliminar
  3. Seguro que Elena encontrara algo.

    Me ha gustado tu relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero María Dorada, eso espero.

      Gracias por tus palabras.
      Otro beso

      Eliminar
  4. Elena vuelve a la lluvia y al desamparo, porque desde una página de cualquier diario, hay quien mira para otro lado.

    Buen texto, que nos deja un sabor amargo en la boca. Un abrazo, desde el lado de otro mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Culpable por omisión?

      Mi alas cruzan el mar y te dejo otro abrazo.


      Eliminar
  5. La tristeza leída puede ser bella (como esta) pero sufrida es muy dura. Yo hubiera abandonado el periódico y le hubiera cedido mi habitación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Ester...

      Ahora tengo el sabor extraño que deja el que toma sorbos de indiferencia.

      Prometo dejar a un lado el periódico.

      Abrazos,

      Eliminar
  6. Seguro encontrará lo que necesita, si sabe buscar. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Hay heroínas.
      Ella es una de ellas.

      Saludos cordiales también.

      Eliminar
  7. No me cabe duda de que Elena encontrará algo o alguien que tenga la generosidad de apartar la lectura y ayudarla.
    Interesante.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Hola Pilar,
      Estoy de acuerdo contigo.
      Siempre habrá un samaritano que nos abrirá el corazón y su mano.

      Gracias,
      Saludos

      Eliminar

  8. Tu historia, Alonso, puede observarse desde dos puntos de vista, uno el de una realidad digamos temporal, pero también se da el caso de que esté escrita desde otra atemporal, donde estos personajes formen parte de una realidad paralela o de otra dimensión. Ciertas descripciones me han llevado as esta conclusión, por lo que aparte del mensaje ya comentado, existe este otro "juego" que perfectamente puede pasar desapercibido para el lector, por lo que me ha resultado muy interesante.
    Te agradezco también que te animaras a dejarme constancia de tu presencia en mi blog (no sé si habrás leído en otra entrada, mi decisión de no responder a los comentarios, prefiero devolveros la visita).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Estrella,

      Ciertamente me ha gustado lo que has escrito.
      Nunca dejo un comentario para rellenar un espacio.
      Leo el post detenidamente.
      Reflexiono y trato de ser breve.

      Tu espacio es muy rico.
      Soy dichoso de haberte encontrado.

      Otro abrazo,

      Eliminar
    2. ¡Hola de nuevo!
      Si, no tengo duda de que te gustó mi última entrada y por eso he querido agradecértelo y comentarlo aquí también.
      Respeto que muchos compañeros, como es tu caso, queráis responder a todos cuantos os visitan y comentan, pero lamentablemente no participo de la misma idea, prefiero emplear mi escaso tiempo en escribir y comentar en los blogs de quienes tienen la amabilidad de dejarme su huella.

      También tu espacio me parece atractivo, por lo que será otro lugar que frecuente y deje huella.
      Feliz de este encuentro.

      Un nuevo abrazo y feliz miércoles!!!

      Eliminar
    3. Un gusto reencontrarte.
      Gracias por la gentileza de tus palabras.

      Seguiremos hablando.
      Felíz viernes para tí

      Eliminar
  9. Vaya por delante mi agradecimiento por pasarte por mi blog.
    En esta entrada lo que más me ha sorprendido es el final, esperaba una aportación, un algo, levantar la vista, al menos, del papel que estás leyendo o haciendo que lees porque no quieres saber nada de alguien necesitado. ¿Sabes? No sé si lo habrás hecho intencionado o no, pero es ahí donde toma postura el lector: yo me la hubiera llevado a mi casa. ¡Interesante! Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Saludos María,

      Por eso me encanta escribir ficción. Dejar en manos del lector, la reacción final.
      Es es mi intención.

      Valoro mucho tu comentario. Un millón de gracias.


      Eliminar
  10. A veces soy Elena también
    Me ha gustado un saludos desde Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias RECOMENZAR.
      Espero que las tantas Elena que existen en cualquier rincón del mundo, tengan un buen refugio.

      Saludos desde Nueva York.

      Eliminar
  11. Alonso, cuando el destino y el desamparo persiguen a alguien, no se libra de ellos aunque se esconda debajo de las piedras de su sepulcro.

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar

  12. “Cuando quieres algo, todo el Universo conspira para que realices tu deseo.”
    Paolo Coelho- El alquimista.

    Saludos Gillermo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Recibe mis ficciones en tu correo