El pensionista



Que pase el número treinta y siete!
Ese soy yo.
Me levanto de una butaca castigadora de esqueletos de quienes esperamos sentados.

Una muchacha de treinta y tantos años hace ademanes para que me acerque.
Tienes los cabellos color naranja y azul turqueza.  Me pregunto si es una moda o si cayó una lata de colorante en su cabeza.
En mis tiempos, eso era imposible, una rareza.

-LLene este cuestionario con sus datos.
-Pero debió decírlo al principio! Murmuro algo iracundo y desganado.
Me mira impacible y de su boca escapa una burbuja de goma de mascar.
-No puedo dormir. Digo sabiéndome ignorado.

Sus dedos largos con anillos de neón sostienen las tres hojas que he llenado.
Sin siquiera mirarlos, los archiva.
-Lo siento Señor paciente. El Doctor está de vacaciones por una semana.
La miro y ella explosiona otra burbuja de chiclet.
-Llame dentro de algunos días y usted será el primero de la lista.

Mis zapatos ahora pesan trescientos kilos. Siento la mirada de los vecinos como yo.
No sé qué hacer...
-Tan solo quiero dormir.  Digo a la pared.
Abro la puerta.
Atrás quedó la mujer de cabellos color naranja y azul turqueza.
Oigo que grita - Que pase el número treinta y ocho!

Imagino otra explosión de goma de mascar que brota de su boca.




Comentarios

  1. La indiferencia ha corroído cada estamento de la sociedad.
    Conoces otros casos?

    ResponderEliminar
  2. Que triste y que real,pasa allí,pasa aquí,nadie respeta nada,tristeza,abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cortesía es una rara virtud en estos días.

      Eliminar
  3. El ser humano convertido a un número. Bienvenido al mundo, número treinta y siete (sin mayúsculas, que no es nombre propio).

    Un saludo, Alonso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos un número con 'ceros' a la izquierda.
      Ya ni me acuerdo de mi nombre.

      Otro saludo, chicodelmetro

      Eliminar
  4. Precisamente te leí mientras esperaba en el registro civil para renovar mi carné de identidad, y antes tuve que ir a las oficinas de la Policía Internacional. De ésta salí con esa sensación de deshumanización y desconexión de la que hablas. De hecho, escribiré sobre eso también.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que ya tengas el carné. Muchas veces el aparato se descompone, la operadora tiene gripe y otros etc.

      Espero leerte sobre eso.
      Dos abrazos!!

      Eliminar
  5. Es desapego hacia los demás y vamos camino de sentir lo mismo por nosotros mismos. No es indiferencia, no son las prisas es tedio. Abrazucos

    ResponderEliminar
  6. A lo que hemos llegado...eh?
    Abrazucos pa'tí

    ResponderEliminar
  7. Que triste realidad, así pasa por el mundo.... gente deshumanizada, y aveces nada podemos hacer, saludos, un gusto leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandra.
      Nos veremos en la sala.
      Saludos

      Eliminar
  8. Comenzando por el estrés, siguiendo con la idiotización provocada por el bajo índice cultural de los planes educativos en connivencia descarada con las nuevas tecnologías y finalizando en la falta de comunicación junto a la desconfianza humana, dan como resultado este lamentable problema social de insensibilidad o indiferencia hacia nuestros semejantes.
    Muy buen tema de reflexión para despertar conciencia del problema.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. En esta era de comunicación masiva, es cuando uno está más incomunicado.

    Has visto las gentes que caminan como zombies?
    Ojos clavados en las pantallas de sus móviles.

    No se dan cuenta dónde caminan, ni quien les habla.

    Gracias Estrella
    Otro abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Recibe mis ficciones en tu correo