La otra cara


mujer_con_maletas



Martina ha despertado.
Un ruidoso bostezo prolonga su estadía sobre las sábanas color vino tinto.
Sus días son iguales. Lunes, Jueves o Domingo.
No tiene detergente que lave su vestido de esperanzas,
ni azúcar que endulce su calendario.

Ayer encontró un botón de la camisa del marido en una esquina de la cocina.
Era la madrugada de un Sábado cuando este escapó con la vecina.

Hoy ha tomado su larga falda grís, los zapatos color rosa y las viejas fotos de la cabecera.
Junto a la tristeza los ha doblado cuidadosamente, todo dentro de un cofre de madera.


Caminó hacia la playa y lanzó la maleta que se despedazó en las olas.
Todo su contenido se hundió en la mar.

Ella regresó sola.
Todo era  nuevo. El sol la maquilló con oro. La brisa trajo una hermosa melodía.
Hasta los gatos y los perros bailaban, todo era alegría.


Marina es ahora otra mujer. Los vecinos comentar en las cuatro esquinas.
-"Mujer, estás hermosíma...Qué te has hecho?"
Nadie le preguntó: " Mujer de qué te has liberado?"

Pero si la respuesta sería excelente.
La pregunta es de menos cuidado!




Comentarios

  1. Tenemos derecho a reinventarnos.

    ResponderEliminar
  2. Según iba leyendo pensé que jamás deberíamos despojarnos de los zapatos de color... vaya esto casi como una declaración de principios. Y ahora, después de leerte, pienso que también para esa regla puede haber excepciones.

    Gracias por esta dosis de optimismo

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias Alís, tuve la suerte de crecer con dos hermanas.
      Una de ellas me preguntó porqué despojarse de los zapatos.

      Besos en las mejillas,

      Eliminar
  3. Se dio cuenta que ya nada la sujetaba, se dio cuenta de que podía ser quien quisiera y fue ella misma. Empezó por cambiar Martina por Marina. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester...tienes vista de águila!!!
      Pensé que nadie se fijaría en que Martina se cambiaría el nombre.

      Abrazucos al por mayor y al detalle.

      Eliminar
  4. Alonso, me quito el sombrero para que sus luminiscencias me guíen por el camino del buen escribir.
    Salud-os

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guillermo, no relajes hombre.
      Ahora me tienes asustao con lo que dices.

      Salud-os

      Eliminar
  5. Que difícil es acabar una etapa pero que bien te sientes cuando después de cambiar el chip empiezas una nueva.

    Un abrazo, Alonso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, cambiar de etapa es el proceso más difícil de masticar.
      Especialmente si las opciones son escasas.


      Dos abrazos, María

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella está casi nueva. Si hasta los aromas han cambiado y la luna se parece als so,l no sabe si es lunes o es verano sie es mujer un cuadro que el pintó

      Eliminar
    2. Adoro la capacidad de esta mujer.
      El poder de reinvertarse es una capacidad que todos necesitamos para enfrentar las piedras y tropiezos del camino.

      Eliminar

Publicar un comentario

Recibe mis ficciones en tu correo